Lab de Ritmos No-Humanos

“Somos un colectivo nómada multiespecie que experimenta en la intersección entre arte y ciencia. Adoptamos la hibridación de prácticas entre diferentes disciplinas y organismos, el conocimiento abierto y la precariedad como un desafío”.

Interespecifics.cc

Interspecifics es un colectivo representado en esta oportunidad por Leslie García y Paloma López, dos artistas mexicanas que compartieron conocimientos durante su residencia en Platohedro. Su propuesta va más allá de la demostración y se convierte en un laboratorio expandido, que conjuga la participación e hibridación de todas las especies que se encuentran en medio de un ejercicio real de experimentación.

Ser parte de la experimentación fue la invitación del Lab de Ritmos No-Humanos, Leslie y Paloma quienes guiaron cada momento de este encuentro, para incluir a cada una de las personas y sus prácticas en cada una de las etapas del proceso: la observación, análisis y resultados del laboratorio. Dejando claras una serie de conexiones entre filosofía, arte y percepción a partir del montaje de una celda voltaica microbiana, que más allá de ser un apuesta científico tecnológica abre la posibilidad de replantear la noción de otredad ampliandola a todos los seres que nos rodean, un ejercicio de aprendizajes mutuos que terminó con la construcción de una Máquina ontológica tal como ellas nombran a sus construcciones.

Celda voltaica microbiana

Para explicar en qué consiste este dispositivo vamos a tomar como referencia la descripción publicada como Microbial fuel cells en el sitio web de Interspecifics:

Para aprovechar el poder de las bacterias que convierten la energía liberada en sus reacciones metabólicas en electricidad, Leslie y Paloma compartieron el diseño y la implementación de una celda que consta de dos electrodos separados por una membrana semi-permeable sumergida en una solución de electrolito. Las bacterias descomponen los desechos de alimentos y las aguas residuales para generar una corriente eléctrica y continuar para replicar la producción de energía indefinidamente siempre que haya una fuente de alimento de la cual nutrirse. La célula se divide en dos mitades: aeróbico y anaeróbico. El medio aeróbico tiene un electrodo cargado positivamente que se debe mantener oxigenado, tal como se hace con las peceras. El medio anaeróbico no tiene oxígeno, esto se convierte en un electrodo cargado negativamente para actuar como receptor de electrones resultantes de los procesos bacterianos. Las cámaras están separadas por una membrana semi-permeable para mantener el oxígeno fuera de la cámara anaeróbica, e impedir que los iones de hidrógeno (H +) pasen de un lado a otro. (Mercer 2010).  Microbial fuel cells

El performance como representación del Lab.

Haciendo una analogía entre la construcción de la celda voltaica microbiana y el desarrollo del Lab, podemos decir que así como se inició el cultivo bacteriano, y la configuración de la celda voltaica, también  se preparó el entorno para que los y las asistentes se animaran a proponer múltiples maneras de enriquecer el encuentro, desde experimentaciones sencillas con los materiales, hasta procesos complejos de instalación y configuración de software en diferentes plataformas. Al final las salidas resultantes: micro voltajes y aprendizaje colectivo se conjugan de manera simbiótica en una representación sonora que se dió en una puesta en vivo de Interspecifics y quienes asistieron al Lab.

Interspecifics en Platohedro from Platohedro on Vimeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *